Crisis en La Arboleda: un ejemplo del víacrucis en los condominios ante ineficiencia eléctrica

Condominio
Condominio

Hay muchas situaciones injustas luego del huracán Fiona y los condominios alrededor de Puerto Rico viven una verdadera afrenta.

Y es que, en tiempos de emergencia, se siente aún más el pésimo estado en el que se encuentran las estructuras de las utilidades de servicio en Puerto Rico.

Un ejemplo de esto digno de relatar es lo que vive la ciudadana Keila Eloisa Dávila y su familia en el condominio La Arboleda, que ubica en el #87 de la carretera 20, en Guaynabo, aledaño a la marginal Martínez Nadal.

Tanto ella, que vive en el apartamento de su padre, en el piso 27 del condominio, como su madre, que vive al lado, pasan momentos álgidos desde el paso del huracán María en 2017.

Ante problemas con el generador eléctrico – que, según nos indicó Dávila, nunca fue sustituido tras recibir daños luego de María – la administración y la junta del condominio les indicó a los residentes que debían buscar otro lugar dónde quedarse que no fueran sus propios apartamentos, donde pagan hipoteca o renta, además de mantenimiento.

“Con mucho pesar les informamos que tenemos un grave problema con el generador eléctrico. El mismo se le ha dañado una pieza interior la cual tomará tiempo indefinido en ser arreglada. Se buscaron todas las alternativas posibles, ya que con este problema, no hay elevadores ni bombas de agua”, destaca en una publicación la página de Facebook del condominio, según nos compartió la ciudadana, madre de dos niñas.

“Se hizo la gestión para alquilar un generador temporero, sin embargo, luego de llamadas a varios lugares NINGUNO cuenta con generadores disponibles en este momento. La alternativa de mandar a arreglar la pieza tampoco es viable a corto plazo, pues el técnico nos indicó que tardará un tiempo indefinido en poder realizar dicho arreglo debido a la emergencia”, agregan en el post de la mencionada red social.

“La alternativa de comprar un nuevo generador temporero tampoco está disponible de inmediato. Nos comunicamos para auscultar esta posibilidad y no hay generadores disponibles para la compra, tardarían mínimo 6 meses para adquirir e instalarlo. Por lo tanto, con mucho pesar les informamos que por el tiempo presente NO HAY GENERADOR, NO HAY ELEVADORES. HAY AGUA, pero dado a que las bombas no pueden funcionar no contamos con ese servicio tampoco”, indica la publicación.

“LES RECOMENDAMOS QUE BUSQUEN ALTERNATIVA PARA QUEDARSE DURANTE ESTA EMERGENCIA HASTA QUE REGRESE EL SERVICIO DE ENERGIA. Todos aquellos que se encuentren en pisos altos recomendamos comunicarse con familiares y pedir ayuda si necesitan para bajar las escaleras. Nuevamente, lamentamos esta situación, seguiremos haciendo gestiones para remediarlo, pero esto es a mediano o largo plazo”, finiquita la publicación.  

Según nos indicó Dávila, la administración y la junta del condominio decidió que, para mantener en condiciones el generador tras resultar lastimado después de María, “se debía apagar intermitente durante el día”.

“Cuando se va la luz, prendíamos el generador, pero era por hora, como si estuvieras en la cárcel: de una a dos de la tarde y de seis a nueve de la noche. El resto estamos a oscuras en el edificio, y es un problema porque hay mucha persona mayor”, apuntó.

220 Shares:
Artículos Relacionados