De lejito, juez Ricardo Marrero responde preguntas sobre caso de Andrea Ruiz Costas

Por primera vez desde que emitió la polémica orden, el juez administrador del Tribunal de Caguas, Ricardo Marrero Guerrero, abordó hoy de forma general las razones para emitir una directriz que bloqueó la divulgación de las grabaciones de las vistas del caso Andrea Ruiz Costas, a pesar de que una de estas grabaciones corresponde a una audiencia de un caso penal al que la prensa puede entrar ordinariamente.  

Ante la Comisión de Nombramientos del Senado que evalúa su ascenso al Tribunal de Apelaciones, Marrero Guerrero ofreció una larga respuesta ante una pregunta amplia del senador William Villafañe sobre las fuentes periodísticas, los límites de la transparencia en los procesos judiciales y el manejo de las críticas por las decisiones judiciales.

“Me plantea dos situaciones. Una cosa es el acceso de las fuentes de la prensa para procurar la sana administración pública. Ahí todos tenemos que favorecer e impulsar y los que estamos en una posición que nos debemos al pueblo de Puerto Rico tenemos que aguantar la crítica, venga de donde venga, la crítica seria y responsable. Al ser una crítica infundada que viene con el cargo uno también lidia con eso”, afirmó.

“Así que yo distinguiría, tiraría la raya en la intimidad. Por ejemplo, usted es senador, si una fuente filtrase algo sobre un manejo en su oficina pues yo favorecería que se proteja esa fuente. Si es un asunto de su casa, de su intimidad yo entiendo que usted argumentaría ante un tribunal que se proteja, que es un asunto íntimo, doméstico. Ese es el balance que hay que hacer caso a caso. No podemos tener una regla uniforme porque si hubiese reglas uniformes no habría jueces, ni abogados. Los abogados es [sic] porque en cada situación o cada circunstancia probablemente hay una situación particular, en un elemento podemos compartir cinco circunstancias parecidas, pero el sexto es el que hace la diferencia y que caiga en este lado de la verja de que vamos a garantizar el derecho a la intimidad o que caiga en el lado del acceso público y el derecho del pueblo a saber debe ser salvaguardado”, agregó.

Marrero Guerrero negó una petición de acceso a las grabaciones de las vistas que realizó la Asociación de Periodistas y emitió una orden que condenaba con desacato la divulgación de las grabaciones de las audiencias a las que Andrea acudió en vano buscando protegerse de un excompañero, Miguel Ocasio Santiago, quien semanas más tarde, la asesinó.

Las grabaciones responden a vistas celebradas 25, 26 y 31 de marzo de 2020 y su divulgación hubiera permitido entender el trato que la mujer recibió de las dos juezas que atendieron su caso. Mensajes de voz de Andrea divulgados por Telenoticias después del asesinato dejaban entrever la ligereza y la falta de sensibilidad que recibió en sala de parte de la jueza municipal Ingrid Alvarado Rodríguez.

Dos vistas estaban relacionadas a órdenes de protección, que se manejan en un contexto civil, y la otra estaba relacionada a la presentación de cargos por cargos de violencia doméstica, una vista de naturaleza penal y pública.

La propia familia de Andrea solicitó la divulgación de las grabaciones, pero las peticiones no encontraron eco en el Poder Judicial. El Tribunal Supremo ratificó la decisión de Marrero Guerrero de no divulgar las grabaciones.

La jueza Alvarado Rodríguez es la cuñada del presidente del Senado, José Luis Dalmau Santiago, quien presidió la vista de confirmación de esta mañana e impulsa el ascenso de Marrero Guerrero al Apelativo. Inicialmente Dalmau Santiago trató sin éxito que el gobernador Pedro Pierluisi Urrutia nombrara a Marrero Guerrero al cargo de presidente alterno de la Comisión Estatal de Elecciones.

En medio de la polémica por las grabaciones y el manejo del caso, la jueza Alvarado Rodríguez renunció al cargo el 14 de diciembre de 2021.  

“Ustedes saben que yo no puedo contestar preguntas, que la Rama Judicial tiene un oficial de prensa para este tipo de acercamiento. Contesto las preguntas como parte del procedimiento, me remito a la determinación del Tribunal Supremo que adjudicó y consignó los fundamentos en cuanto a este asunto en que se debatió la decisión el tribunal. No puedo hacer más ninguna expresión”, apuntó a preguntas de la prensa a su salida del salón de audiencias.

“Al momento de emitirse la determinación, la familia no había hecho ninguna expresión”, dijo ante otra pregunta de la prensa.

“¿Por qué negó acceso a la grabación de la vista que es pública?”, preguntó este portal de noticias.

“Yo no puedo contestar esa pregunta porque estaría entrando a los fundamentos”, respondió.

“Yo puedo llegar a Caguas y pedir acceso a esta vista, pero cuando a usted le piden el audio usted dice que no”, insistió este medio.

“Así no fue que ocurrió. Fiscalía solicitó los audios y el tribunal emitió una orden dirigida a fiscalía”, contestó.

¿Por qué no le dio el audio a los periodistas del caso criminal si se trata de una vista pública?

“Porque otro grupo de defensa ya había ido al Tribunal Supremo y el Tribunal Supremo ya había emitido una determinación.

¿Por qué no hacer el deslinde y permitir la divulgación del audio de la vista es pública?

“No puedo hacer más ninguna expresión”, concluyó.

El juez Marrero Guerrero estuvo acompañado por su esposa, Sarimar Andreu Pérez, a quien identificó en su ponencia como abogada, pero quien se desempeña como fiscal IV en la Fiscalía de San Juan y es la sobrina del fenecido expresidente del Tribunal Supremo, José Andreu García.

18 Shares:
Artículos Relacionados