Otro revés judicial para Pablo Casellas

El Tribunal de Apelaciones determinó que el veredicto en el nuevo juicio de Pablo Casellas Toro por el asesinato de su esposa Carmen Paredes Cintrón deberá ser unánime, tanto para su convicción como su absolución.

Con esta decisión, el foro intermedio revocó una determinación del Tribunal de Bayamón que hubiera permitido instruir al eventual jurado que solo tenía que emitir un veredicto unánime en el caso de la culpabilidad, pero que podía declararlo no culpable con una mayoría de nueve personas. Los jurados se componen de 12 personas.

El abogado de Harry Padilla Martínez había realizado el planteamiento favorecido por el Tribunal de Bayamón, mientras que la fiscal Janet Parra Mercado había solicitado la revisión de la determinación.

“La norma es sencillamente clara, la historia la sostiene, la proporción decisoria del veredicto es exactamente la misma para un veredicto de culpabilidad como para aquel de no culpabilidad. El Tribunal Supremo Federal ha establecido ya que se requiere un veredicto de unanimidad para ambos en virtud de la Sexta Enmienda, incorporada a los estados y los territorios por vía de la Decimocuarta Enmienda, por lo que queda fuera de toda duda que el veredicto en casos, como el que nos ocupa, para absolver a un acusado tiene que ser unánime”, apunta la resolución del panel de jueces compuesto por Grace Grana Martínez, Nery Adames Soto y Abelardo Bermúdez Torres del 17 de mayo.

Esta es la segunda decisión adversa para Casellas Toro las pasadas semanas. A finales de abril el Tribunal de Apelaciones también confirmó una sentencia y el fallo emitido por el fenecido juez José Ramírez Lluch, del Tribunal de Bayamón, durante el primer juicio de Casellas Toro, quien lo encontró culpable de un cargo menos grave por ofrecer declaración falsa sobre delito.

Ambas decisiones abren el camino para que inicie el proceso de selección de jurado del nuevo juicio a menos que la defensa acuda al Tribunal Supremo de Puerto Rico.

El 22 de enero de 2014, un jurado compuesto por 6 mujeres y 6 hombres encontró a Casellas Toro culpable de cargos por asesinato en primer grado, destrucción de prueba y violación a la Ley de Armas en una decisión de 11 a 1. El juez Ramírez Lluch también lo encontró culpable del delito menos grave.

El entonces convicto apeló el veredicto y el fallo. En medio de la espera por la decisión del Apelativo, el Tribunal Supremo de Estados Unidos determinó que las decisiones de los juicios por delitos graves requerían un veredicto unánime.

A la luz de esta decisión, el 27 de mayo de 2020, un panel del Tribunal de Apelaciones dejó sin efecto los veredictos de culpabilidad por asesinato en primer grado, destrucción de pruebas y violación a la Ley de Armas y ordenó la celebración de un nuevo juicio.

Actualmente, Casellas Toro se encuentra libre bajo arresto domiciliario a la espera del inicio del nuevo proceso judicial por el asesinato de su esposa ocurrido el 14 de julio de 2012 en la residencia de la pareja en Guaynabo.

65 Shares:
Artículos Relacionados