A tres años de las elecciones juegan ajedrez candidaturas azules y rojas

De cara a su convención, el Partido Nuevo Progresista (PNP) se muestra como una fuerza política unificada detrás de la candidatura a la gobernación en el 2024, del gobernador Pedro Pierluisi Urrutia, por lo menos hasta ahora.

Rótulos de un Pierluisi Urrutia sonriente sobre un trasfondo azul anunciando su candidatura para las próximas elecciones reciben a los militantes del penepé que arriban al Hotel Hyatt Regency Grand Reserve en Río Grande para el encuentro que se extenderá hasta el fin de semana.

Pese a que existen diferencias entre los bandos del partido fundado por Luis A. Ferré, esas pugnas se mantienen tras bambalinas al momento.

La aparente calma, según fuentes de este medio digital, responde a un alegado “acuerdo” entre el presidente de la Palma y la comisionada residente Jenniffer González Colón. Eso no evita que la expresidenta de la Cámara esté activa visitando municipios y comunidades, que mantenga un alto perfil público con su compañero y que desfilara en un evento de moda, que usó como tribuna para abordar el tema de las mujeres de talla grande. En un momento, también se distanció de Pierluisi Urrutia al criticar el pobre servicio que ofrece LUMA Energy, el consorcio canadiense que administra el sistema de distribución y transmisión de la red eléctrica desde el 1 de junio.

Tras las cortinas, el portavoz del PNP en el Senado, Thomas Rivera Schatz evalúa la posibilidad de retar a Pierluisi Urrutia a la gobernación, porque según fuentes, las encuestas internas lo favorecen. Por la periferia, también se mueve el exgobernador Ricardo Rosselló Nevares, que aprovecha la vitrina que le ofrece el puesto de cabildero por la estadidad para rehabilitar su imagen en un aparente intento de regresar al ruedo político. Según fuentes estadistas, está detrás de una silla en la Asamblea Legislativa tras su renuncia en agosto del 2019 al máximo cargo electivo de la isla.

¿Y qué pasa en el PPD?

En el bando rojo hay un incendio forestal que parece fuera de control y que se quema en varios puntos.

Existe una pelea pública entre el liderato de la Pava en la Comisión Estatal Elecciones, que tiene como epicentro al comisionado alterno Jorge Colberg Toro. Esas chispas salpican al presidente del PPD y presidente del Senado, José Luis Dalmau Santiago, quien enfrenta otro fuego en la Cámara alta. Entre las paredes de mármol del Capitolio, el portavoz de la mayoría del PPD y su primo, Javier Aponte Dalmau, trata de socavar su liderato impulsando su propia agenda de nombramientos, según dos fuentes legislativas.

El propio Aponte Dalmau ha expresado públicamente que el reparo con los nombramientos del gobernador se debe a que Pierluisi Urrutia no reconoce el “gobierno compartido”. Una fuente indicó que Aponte Dalmau busca que los nombramientos se dividan a la mitad entre rojos y azules.

Desde la Cámara de Representantes, el presidente Rafael “Tatito” Hernández y Luis Raúl Torres Cruz la emprendieron contra el exgobernador Alejandro García Padilla a través de la investigación del contrato de LUMA. García Padilla admitió que ha intervenido para procurar reuniones entre el liderato de LUMA y los legisladores. Hoy, en entrevista radial con WIAC 740, el representante Jesús Manuel Ortiz González se alejó de su amigo y exjefe. Indicó que García Padilla lo llamó para que reuniera con funcionarios de LUMA, pero que no accedió. Un observador político, indicó que esa ruptura se debe a la posibilidad de que García Padilla regrese a la vida política activa para nuevamente dirigir el partido que fundó Luis Muñoz Marín, mientras Ortiz González cavila aspirar a la gobernación por la Pava.

32 Shares:
Artículos Relacionados
Ver Más

Policía arresta más de 700 y saca 26 gatilleros de la calle

Con el apoyo de las autoridades federales, el Negociado de la Policía arrestó a unas 800 personas en un masivo operativo contra el narcotráfico, que culminó hoy, pero que se extendió durante 45 días. Las autoridades…