Ricardo Cádiz: “Me dijo que él y Félix habían matado a alguien”

El testigo principal de la Fiscalía en el caso del asesinato de Keishla Rodríguez Ortiz confesó el crimen entre lágrimas. Así lo testificó hoy su hermano, Ricardo Cádiz Martínez, durante el noveno día del juicio que se lleva contra Félix Verdejo Sánchez.

Cádiz Martínez, el vigésimo quinto testigo del Ministerio Público, narró que él y su hermano Luis Antonio Cádiz Martínez vieron a través del televisor cómo las autoridades habían localizado el vehículo que pertenecía a Rodríguez Ortiz. Al conocer de ello, continuó, cruzaron miradas y se dirigieron a un baño dentro del cual Luis Antonio le dijo en llanto que “él y Félix habían matado a alguien”.

El testigo, que declaró tras un acuerdo con la Fiscalía Federal para hacer un alegato de culpabilidad por un cargo de conspiración por posesión de sustancias controladas con la intención de distribuirlas, dijo, además, que Verdejo Sánchez trabajó con él “vendiendo kilos de cocaína” al menos en tres ocasiones desde “los tiempos de la pandemia” y para lo cual utilizaban un teléfono prepagado como medio de comunicación. En la primera de las transacciones Verdejo Sánchez obtuvo una ganancia de $23,500 mientras que él solo recibió $500, lo que fue un patrón en las próximas transacciones, narró Ricardo Cádiz.

Por su parte, y más temprano en el día desde la silla de los testigos, la exesposa de Verdejo Sánchez, Eliz Marie Santiago Sierra, dijo que procuró ayuda para víctimas en la oficina del Lcdo. Edwin Prado Galarza, el mismo abogado que negoció la entrega de Luis Antonio.

Santiago Sierra declaró que visitó la oficina de Prado Galarza en mayo de 2021, en compañía de su padre Miguel Santiago Laiz, porque sentía miedo ante las amenazas que habían recibido ella y su hija Miranda.

“Una de sus empleadas me iba a ayudar en buscar ayuda, en ayuda a mujeres víctimas porque tenía miedo”, indicó a preguntas de la fiscal Jeannette Collazo Ortiz.

“Eran como que ojalá lo mismo le pasara a Miranda, que la que debía estar muerta debía ser yo, que querían matar a Miranda”, agregó entre sollozos.

Pero luego, a preguntas de la licenciada Gabriela Cintrón Colón, reconoció que en el lugar se cruzó con el amigo de Verdejo y el hermano del testigo cooperador, Ricardo Cádiz Martínez,

¿Ricardo Cádiz estaba en la misma reunión con usted, su padre y el licenciado Prado?, preguntó la abogada.

“No”, respondió la mujer.

¿Ricardo Cádiz estaba acompañado por su hermano?, continuó la abogada.

“No”, indicó Santiago Sierra.

En su argumentación inicial, la fiscal Collazo Ortiz planteó que el acusado inicialmente abordó a Ricardo Cádiz para que lo ayuda a resolver la situación del embarazo de Keishla Rodríguez Ortiz, pero cuando el hombre se negó a ayudarlo entonces abordó a su hermano Luis Cádiz.

El juicio continúa el próximo miércoles 5 de julio a las 9:00 a.m. en la sala que preside el juez federal Pedro Delgado Hernández.

0 Shares:
You May Also Like
Ver Más

Ocho muertes más por COVID-19

Salud informó hoy ocho muertes más a causa del COVID-19, incrementando la cifra de decesos a 673. Los…