Caridad Pierluisi no ha recibido amenazas, aunque usa escolta del gobernador

El gobernador Pedro Pierluisi y su hermana María Caridad Pierluisi.

Pese a que utiliza escolta, la hermana del gobernador Pedro Pierluisi Urrutia, María Caridad Pierluisi Urrutia, no ha recibido amenazas, confirmó el Departamento de Seguridad Pública (DSP) a la Comisión cameral de Seguridad Pública, Ciencia y Tecnología.

María Caridad Pierluisi, conocida como Cary, dirige la Oficina del Gobernador sin cobrar salario, una posición que no solía tener asignado un chófer o escolta.

El secretario del DSP, Alexis Torres Ríos y el comisionado del Negociado de la Policía, Antonio López Figueroa ofrecieron la información al representante Luis “Narmito” Ortiz Lugo, quien preside la Comisión e investiga el costo de las escoltas, que la Policía ofrece a exgobernadores y funcionarios públicos.

“Al momento, no existe una querella por amenaza contra la integridad física de la Sra. María Caridad Pierluisi Urrutia”, indicaron ambos funcionarios en la página 6 del requerimiento de información que realizó la Comisión.

La semana pasada, Ortiz Lugo amenazó con acudir a los tribunales si el DSP no entregaba la información solicitada al cuerpo.

Previamente, Torres Ríos confirmó a Cuarto Poder (WAPA-TV) que Caridad Pierluisi utiliza la escolta del mandatario para sus asuntos diarios. Pero no ofreció una justificación para extender el uso de seguridad a la hermana del mandatario.

La ley que creó el DSP estipula que el Negociado de la Policía “tendrá la responsabilidad de proveer seguridad y protección al Gobernador de Puerto Rico y a su familia durante el término de su incumbencia”. Pierluisi Urrutia es divorciado y vive solo en La Fortaleza. Su hermana reside en Miramar y está casada con el abogado Andrés Guillemard, un conocido cabildero.

Tras asumir la gobernación, el mandatario anunció que su hermana dirigiría su oficina. Caridad Pierluisi dirigió la campaña política de su hermano mayor. El comunicado de prensa consignó que realizaría gestiones relacionadas a su calendario y otros asuntos personales de naturaleza confidencial sin entrar en los detalles específicos de sus obligaciones o responsabilidades.

Por tratarse de una posición que realizar ad honorem o sin cobrar un sueldo, María Caridad Pierluisi no rinde informes ante la Oficina de Ética Gubernamental.

En octubre pasado, Cuarto Poder reportó que solo en “overtime” o tiempo extra, el gobierno desembolsó casi $10 millones en pago a las escoltas en los pasados cinco años. Esa información no incluía el gasto de la escolta del gobernador Pierluisi.

66 Shares:
Artículos Relacionados

Más restricciones al acceso a información

Una carta circular enviada por Justicia básicamente obstaculiza el acceso a información pública en poder del Estado. Sin embargo, la Secretaria de Justicia, dice que la misiva no atenta contra el acceso a información pública. Con…