No había rastros de sangre en el Moscoso ni en la guagua de Verdejo

No se encontró rastros de sangre en la guagua en la que, según el coacusado Luis Cádiz Martínez, se transportó a Keishla Rodríguez hasta el puente Teodoro Moscoso.

Así lo declaró hoy el investigador forense Alex Cintrón durante su testimonio en el decimoséptimo día del juicio contra Félix Verdejo Sánchez por la muerte de Rodríguez Ortiz. 

A preguntas del abogado Jason González, el tercer testigo de la Defensa -y primero en el día de hoy- confirmó que el análisis químico que realizó utilizando un líquido reactivo rociado en la parte interior de la Dogde Durango negra no detectó sangre. 

“En el vehículo no hubo luminiscencia”, afirmó el supervisor del Instituto de Ciencias Forenses (ICF), quien cuenta con 19 años de experiencia.

Cádiz Martínez, quien se declaró culpable tras llegar a un acuerdo con la fiscalía federal para cooperar y testificar en este caso, dijo en su testimonio la pasada semana que, luego de cometer los hechos limpió el interior del vehículo con cloro.

De igual forma, tampoco se detectó sangre en el puente Teodoro Moscoso, desde donde fue lanzado el cuerpo de Rodríguez Ortiz hacia la Laguna San José. La investigadora primaria del caso, Ana Arroyo Sánchez, declaró que en el muro de concreto del puente se hallaron dos pequeñas manchas de lo que al momento de levantarlas aparentaban ser sangre. 

Sin embargo, durante el contrainterrogatorio, la fiscal federal Jeanette Collazo Ortiz dejó saber que ninguna de las dos manchas corresponde a sangre.

Al preguntarle a Arroyo Sánchez si le sorprendería enterarse de que esas manchas no dieron resultado a ADN de sangre, el Lcdo. González presentó objeción. La fiscal preguntó, entonces, si era cierto que en la escena no se observó mucha sangre, pero la interrogante recibió otra objeción por parte del Lcdo. González en cuanto a cómo esta formuló la pregunta, y dijo que las manchas observadas no eran de sangre.

“El Ministerio Público está de acuerdo en que no es sangre”, contestó la fiscal. 

Arroyo Sánchez testificó, además, que sobre el puente se encontraron dos casquillos de bala. Según dijo, uno de ellos era de calibre .40 y había sido disparado. El otro era de calibre 9 mm y también había sido disparado. Este último, según explicó la experta con 21 años de experiencia como empleada del ICF, contenía un “plástico verde en su parte cilíndrica que aparentaba ser un casquillo de salva”.

A preguntas de la fiscal, la testigo contestó que los casquillos no estaban relacionados con el caso y tampoco entre sí. 

Tras el receso de almuerzo, la defensa de Verdejo Sánchez trajo a su quinto testigo, Edwin Pérez Benítez, quien es supervisor en la sección de armas de fuego y marcas de herramientas del ICF. 

El experto en balística explicó que al laboratorio de criminalística se sometieron dos casquillos de bala correspondientes a un arma calibre .40 Smith & Wesson que fue disparado por un arma de fuego, y otro correspondiente a un arma calibre 9 mm PAK. Este último, reza un informe producido por el testigo en mayo de este año, era de bala blanca y fue disparado.

Sin embargo, a preguntas de la Defensa, Pérez Benítez contestó que no realizó ningún otro examen de balística relacionado con este caso, lo que descarta la posibilidad de que se hubieran comparado ambos casquillos con el arma Glock que poseía Verdejo Sánchez.

El testigo también negó que pudiera decir si los casquillos fueron disparados en el mismo lugar donde se encontraron o determinar dónde se dispararon. A preguntas de la fiscal, Pérez Benítez contestó que, aunque las armas Glock expulsan los casquillos hacia la derecha cuando son disparadas, si la persona que dispara está inclinada sobre un puente y la mano con la que realiza el disparo está estirada hacia el cuerpo de agua que pasa debajo del puente, el casquillo habría caído al agua.

La Defensa mostró, además, cinco videos de tomas obtenidas de cámaras localizadas sobre el puente Teodoro Moscoso y el condominio Laguna Gardens. Las imágenes corresponden al 29 de abril de 2021 y muestran cómo a las 9:17 de la mañana una moto acuática se desplazó a alta velocidad por la laguna, y cómo la misma moto hizo un viaje de regreso a las 9:48 a.m.

El juicio, que comenzó el martes 20 de junio, continúa el próximo lunes 17 de julio a las 9:00 a.m. en la sala que preside el juez federal Pedro Delgado Hernández. Se espera que la Defensa siente a otros tres testigos y que el jueves testifique un patólogo forense.

Verdejo Sánchez enfrenta cargos por robo de automóvil que terminó en la muerte de una persona, secuestro que terminó en la muerte de una persona, asesinato de un menor por nacer y portar un arma durante la comisión de un delito violento. Aunque en este caso el acusado cualificaba para la pena de muerte, el Departamento de Justicia federal no la solicitó.

0 Shares:
You May Also Like
Ver Más

Agencias ponen al día las escuelas

Luego que trascendiera que el gobierno tiene previsto comenzar las clases en marzo, diversas agencias trabajan a toda…