Puerto Rico ordenó hace un año un “lockdown”, valió la pena y fue una lección para el continente

man in sneakers standing next to a red line with text COVID-19 LOCKDOWN, restriction or safety warning concept

Hace 12 meses, el registro del primer caso de Covid-19 provocó que la entonces gobernadora Wanda Vázquez decretara un cierre completo o “lockdown” para evitar sobrecargar el ya frágil sistema hospitalario durante la pandemia.

Desde el inicio de la pandemia, se han confirmado al menos 94,336 casos de Covid-19 en Puerto Rico, una isla de 3.2 millones de habitantes. El virus ha matado al menos a 2,073 personas en la isla hasta ahora.

Sin embargo, Puerto Rico no ha visto un repunte en los casos desde diciembre, incluso después de grandes feriados como Navidad, Año Nuevo y Día de Reyes.

La tasa de positividad más baja se informó en febrero (5.2 por ciento) desde que las muertes por Covid-19 aumentaron alrededor del Día de Acción de Gracias.

Con el lanzamiento de la vacuna Covid-19, Puerto Rico está ahora en camino de inmunizar completamente a Vieques y Culebra, ambas islas municipio.

En un esfuerzo drástico para limitar las multitudes, Puerto Rico fue una de las primeras jurisdicciones de los Estados Unidos en implementar un toque de queda en toda la isla en marzo de 2020 que pedía a las personas que no salieran de sus hogares en la noche. Se cerraron negocios no esenciales. Todas las escuelas cerraron y se prohibió el atraque de cruceros a la isla, luego que el primer caso se registró tras la llegada de una turista italiana en un crucero.

Los puertorriqueños tenían que quedarse en casa en todo momento. Si salían, solo podía ser para cosas esenciales como comprar en la farmacia o supermercados y tenían que estar de regreso en casa antes del toque de queda nocturno.

Puerto Rico también fue una de las primeras jurisdicciones en emitir un mandato para usar mascarillas junto a Nueva Jersey.

Los críticos señalaron que los funcionarios estaban imponiendo restricciones drásticas sin tener suficiente información científica para respaldar sus decisiones. Puerto Rico tenía la tasa de pruebas per cápita más baja en comparación con cualquier estado al comienzo de la pandemia y carecía de un sistema de rastreo de contactos en toda la isla.

Pero sabían un hecho: Puerto Rico dependía de unos pocos médicos para llevar la peor parte de la pandemia, según un informe del Urban Institute, principalmente debido a una década de un éxodo masivo de médicos hacia Estados Unidos.

Fuente: NBC News

46 Shares:
Artículos Relacionados
Ver Más

Raúl Maldonado sí acudió a Ética

El titular de Ética Gubernamental, Luis Perez Vargas, desmintió las expresiones hechas por la abogada de Raúl Maldonado, Mayra López Mulero, quien le había dicho a la prensa que su cliente nunca fue citado por la…
Ver Más

Reacciona Educación a despilfarro de fondos por error en pagos

El secretario de Educación, Eligio Hernández, dijo que hubo “total colaboración en la provisión de requerimientos de información” hechos por la Junta que reveló el pago indebido de millones de dólares a empleados de la agencia.…