¿Se cumplirá algún día el sueño de Clemente?

Los gastos de nómina de la Corporación Ciudad Deportiva Roberto Clemente Inc. (CCDRC) han representado el 38 por ciento del presupuesto anual, lo que representó por lo menos en un año fiscal más de $400 mil dólares en el renglón de “salarios y gastos”.

La CCDRC ha estado en discusión pública desde que el gobernador Pedro Pierluisi firmó un proyecto del legislador popular, Ángel Matos para cobrar $5 adicionales en el marbete para dirigir estos fondos a la rehabilitación de estas instalaciones.

Matos ha alegado el mal uso de los fondos públicos mientras que Luis Roberto Clemente, hijo del fenecido Roberto Clemente y presidente de CCDRC ha negado enérgicamente estas alegaciones.  

Cuarto Poder tuvo acceso a los desgloses financieros de la CCDRC de los cuales se desprende que la cuantía para cubrir salarios sobrepasó los $400 mil en el año fiscal 2008-2009 cuando los fondos gubernamentales recibidos rodaban los $750 mil. 

Sin embargo, la asignación de fondos públicos comenzó a disminuir en años posteriores por recortes gubernamentales. A su vez, el personal fue reduciéndose y el gasto en salarios también, aseguró Clemente, presidente de la corporación. 

El hijo de Roberto Clemente añadió que la corporación no solo recibía asignaciones gubernamentales anualmente, sino también donativos y auspicios privados. 

En 2010, cuando el Departamento de Hacienda indicaba que la Ciudad Deportiva tenía una deuda, la corporación tuvo que someter evidencia para que se clarificara que tal deuda no existía y se pudieran desembolsar los fondos de ese año.

Finalmente, el dinero fue recibido seis meses más tarde, lo que causó atrasos en pagos de nómina y utilidades, indicó Clemente. Sin embargo, para el año 2012, el entonces secretario del Departamento de Recreación y Deportes (DRD), Henry Neumann, pidió a la Oficina de Gerencia y Presupuesto (OGP) que se reasignaran los donativos de los años fiscales 2011-2012 y 2013-2014 por una auditoría que seguía pendiente sobre los fondos del año fiscal 2010-2011, según dicta una carta del DRD a OGP. 

A dos días de emitida esa carta, OGP autorizó que se reasignaran los fondos al DRD para “fortalecer la recreación y el deporte de la ciudadanía en general”, dice la comunicación. 

Inicialmente Neumann había expresado a Cuarto Poder, que esas asignaciones que suman $900 mil, se habían devuelto a OGP. Sin embargo, al ser confrontado con documentos que mostraban lo contrario, el senador clarificó que no recordaba en detalle lo que había pasado con esos fondos, pero que, al corroborar con un empleado de aquellos años, le indicó que parte del dinero fue usado en un Torneo de Béisbol clase A.  

En 2014 se aprobó la Ley 16 para “en caso de que por cualquier razón se disolviere o se inactive la entidad Ciudad Deportiva Roberto Clemente, Inc., la titularidad de los terrenos, con sus mejoras, revertirán al Estado Libre Asociado de Puerto Rico”.

Esta ley determinó que la asignación anual a CCDRC sería dirigida a la Autoridad del Distrito del Centro de Convenciones (ADCC), los fondos también fueron transferidos al DRD por entender que esa era la agencia que tenía el “expertise” para administrarlos. Esto consta en una carta de Millenium Collection Agency Inc, agencia de cobro de la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados, dirigida al DRD. En esa misiva Millenium estaba cobrando un balance pendiente de CCDRC que ascendía los $72,000. 


Este medio pidió acceso a los informes financieros que la CCDRC entregaba al DRD e intentó corroborar la auditoria a la que la agencia hizo alusión para justificar la reasignación de fondos, pero pasada una semana desde la solicitud no se ha recibido respuesta de la agencia. Tampoco ha sido concedida una entrevista con el titular del DRD, Rey Quiñones.

¿Qué ha pasado con los proyectos de desarrollo? 

En cuanto a las ideas de desarrollo que la CCDRC ha considerado, Clemente confirmó que las imágenes que aparecían en la página web de Boutique Hotels formaban parte de la propuesta que la junta directiva pretendía aprobar. La página fue bajada de la red el mismo día que trascendió la noticia del cobro de $5 en el marbete de este año para la reconstrucción de Ciudad Deportiva. 

Clemente comentó que no tenía conocimiento de que esas imágenes estaban publicadas. En la pestaña donde aparecían los proyectos a desarrollar, justo debajo de Ciudad Deportiva, mencionaban al hotel Normandie cuyo dueño nuevo reconoció que necesitará ayuda del gobierno para reconstruirlo. 

La junta directiva de la CCDRC está compuesta por miembros del sector privado y el director de la Compañía de Turismo y el secretario del DRD como representantes del gobierno, sin los dos votos del sector público ningún proyecto puede ser aprobado.

En 2020 la propuesta presentada ante esta junta incluía un ala comercial que ocuparía cerca de 80 de las sobre 300 cuerdas de terreno que comprenden la Ciudad Deportiva. Entre los desarrolladores del proyecto, figuraba Luis Roberto Clemente, uno de los dos aspectos que levantaron bandera para ambas funcionarias.  

La entonces secretaria del DRD, Adriana Sánchez, confirmó al programa Cuarto Poder haber solicitado una opinión legal antes de emitir su voto. “Veíamos que era una idea con mucho potencial pero que nos preocupaban dos aspectos […] aprobar esta única propuesta que se estaba presentando, principalmente porque yo sabía que había otras personas que tenían interés en desarrollar ideas”, recordó. 

A raíz de esto, la CCDRC financió la opinión legal de la abogada Ana María Martínez-Suarez, que determinó que no había conflicto de interés en que Clemente como presidente de la junta también fuera uno de los desarrolladores y que por ser una entidad privada no era necesario “el requisito de subasta pública para sus procesos internos de adquisición y contratación”, especifica el memorando legal. 

No obstante, la exdirectora de Turismo, Carla Campos, reafirmó que se abstuvo de votar aun después de emitida esta opinión legal, pues había solicitado a la junta que por lo menos se publicara un aviso para que otros proponentes sometieran proyectos de desarrollo, “evitando así que la mera apariencia de conflicto de interés manchara la buena intención detrás de la adjudicación del contrato”, puntualizo a este medio. 

Por su parte Sánchez, al ser cuestionada sobre sus razones para no votar, sostuvo que “la realidad es que el asunto nunca se llevó a votación así que no es cierto que el sector del gobierno votó en contra o no aceptó el proyecto”. 

Por otro lado, Clemente aseguró que sí se les solicitó el voto formalmente a las funcionarias y presentó a Cuarto Poder una comunicación por correo electrónico en la que se estipulaba una fecha límite para recibir la votación. 

Problemas de suelo 

Aunque el sector del gobierno busca reconstruir la Ciudad Depoertiva y la corporación expandir el concepto al ámbito comercial, un estudió de la firma Suelos Inc., financiado por las Grandes Ligas de Béisbol, concluyó en 2010 que se tendrían que aplicar costosas técnicas de relleno y drenaje del terreno para poder desarrollar la zona. Este estudio es el más reciente de otros hechos también en el pasado por la firma CSA y la firma de planificación Sasaki.

Miembros de la junta de la CCDRC señalaron que el gobierno no cuenta con la capacidad económica para financiar esas medidas de mitigación y aseguraron contar con inversionistas privados dispuestos a asumir los costos. 

Mientras, Clemente criticó al representante Ángel Matos por pretender reconstruir las estructuras sin habilitar el suelo, pues aseveró que las oficinas administrativas se hundieron por la calidad del terreno. 

A pesar de la situación del terreno, los intereses por adquirir y desarrollar esas tierras no merman. Clemente está convencido de que el gobierno quiere las tierras de vuelta por su localización estratégica y el valor que pudieran adquirir una vez culminado el dragado del Caño Martín Peña. 

Compartió una carta entre el Municipio de Carolina y la Corporación del Proyecto ENLACE del Caño Martín Peña en la que se habla del acceso al mar y el posible paso de embarcaciones que permitiría el dragado. Según Clemente, esa carta le fue enviada para que estuviese atento a la posibilidad de un cambio de zonificación en los terrenos de Ciudad Deportiva por parte del municipio. Precisamente, el pasado 20 de enero de 2022, el Cuerpo de Ingenieros del Ejército de los Estados Unidos (Usace, en inglés) anunció la inclusión el caño en la lista de proyectos que se financiarán por medio de la Ley Bipartita de Infraestructura, conocida como BIF y se asignaron $163 millones para las labores de dragado en el caño.

Conociendo el valor que pudiesen adquirir esas tierras, Clemente emitió una carta pidiendo intervención del Ejecutivo para que se le permitiera desarrollar el plan contemplado por la junta directiva. 

En la misiva, también Clemente sugería que se creara una tablilla especial para autos de la que se recolectarían dos dólares dirigidos a la Ciudad Deportiva. 

Mientras tanto, la ciudadanía se ha visto obligada a pagar cinco dólares adicionales en el pago de marbetes para la reconstrucción de las instalaciones, pero ese dinero va destinado al Fondo del Distrito Deportivo Roberto Clemente y sería administrado por Hacienda. 

Sin embargo, en la actualidad, para poder darle uso a ese dinero se necesita aprobar ante el Senado el Proyecto 489 de la autoría de Matos, que crea el Distrito Deportivo Roberto Clemente y transfiere las tierras al DRD.

¿Qué pasaría con el dinero si no se aprueba el proyecto?  

El representante Ángel Matos afirmó estar convencido de que el proyecto se convertirá en ley y se resistió a especular qué pasaría de ese no ser el escenario. Pero ante la interrogativa de si se tomó en consideración un plan de respaldo, dilucidó que “habría que volver a legislar para [que] en un mecanismo de crédito se le pueda devolver el dinero a todos los transeúntes que compraron su marbete por cinco dólares”.  

Vea la investigación de Cuarto Poder aquí.

45 Shares:
Artículos Relacionados