Junta de Gobierno de la UPR le había notificado al presidente Haddock que debía abandonar su cargo desde el viernes pasado

La Junta de Gobierno de la Universidad de Puerto Rico le había notificado desde el viernes pasado 2 de julio por escrito al doctor Jorge Haddock que sus funciones como presidente del centro docente terminarían el 31 de julio de 2021.

El organismo le había concedido al presidente el espacio para dar paso a una transición ordenada, que permita la debida continuidad de los asuntos medulares de la administración de la Universidad.

Sin embargo, ayer cuando este medio digital publicó en primicia su destitución, el presidente reaccionó sorprendido y su personal de confianza no tenía conocimiento sobre esta determinación.

“No hay una satisfacción total con relación al desempeño en ciertos renglones de supervisión, administración y ejecución en algunas áreas muy particulares y que también han sido objeto de preocupación para la Junta de Gobierno y la comunidad universitaria. El cuerpo rector entiende oportuno gestionar un cambio de mando para atender los próximos retos y llevar a término los planes que se han delineado para la institución y estaremos enfocados en darle paso al proceso para la selección de un presidente interino y posteriormente llegar al nombramiento de un nuevo presidente en propiedad”, afirmó el presidente de la Junta Emilio Colón.

Haddock aludió a que su contrato es a 5 años, pero hoy la Junta de Gobierno de la UPR dijo en comunicación escrita que Haddock es un contratista en un puesto de confianza de libre remoción.

“En el 2018, al momento del darse el nombramiento del Dr. Haddock a la presidencia de la Universidad de Puerto Rico se otorgó originalmente un contrato que fue presentado para su debido registro en la Oficina del Contralor. Funcionarios de la Oficina de Asuntos Legales, Investigaciones y Litigios de la agencia pasaron juicio sobre el acuerdo, que se identificó como de “servicios personales”. Para el mes de agosto de 2018, el director de dicha oficina, Lcdo. Ismael Ramírez, notificó a la Junta de Gobierno que tal como estaba dispuesto el contrato no podía ser aceptado por la agencia para su registro. El Lcdo. Ramírez notificó por escrito el 22 de agosto de 2018 que el reclutamiento del Dr. Haddock no requería “ser registrado en el Registro de Contratos” y que los términos y condiciones de la relación entre las partes debían “establecerse mediante certificación de la Junta de Gobierno como cuerpo rector y autoridad nominadora conforme a las leyes y reglamentos aplicables”, lee la comunicación de la Junta de Gobierno de la UPR.

“Esto lo que significa es que, tras no aceptar el registro del acuerdo del Dr. Haddock, el Contralor recomendó una contratación como empleado de confianza. El Dr. Haddock fue nombrado siguiendo la certificación y, desde entonces, ha ejercido sus funciones y disfrutado de todos los beneficios de un empleado de la Universidad, lo que incluye las aportaciones de Seguro Social y retiro. La relación que ha tenido la Universidad con el Dr. Haddock es de empleado de confianza y no de contratista”, agregó el organismo.

16 Shares:
Artículos Relacionados