Sistema de ferrocarriles en Estados Unidos se prepara para cancelaciones ante conflicto laboral

El sistema de transporte en Estados Unidos se prepara para la posible interrupción de los viajes de trenes ante la amenaza de huelga de los trabajadores de ferrocarriles de carga a partir del viernes.

La compañía de trenes Amtrak cancelará sus rutas de larga distancia a partir del jueves.

Desde el miércoles, los principales sistemas de trenes regionales continuaron alentando a los pasajeros a planificar viajes alternativos más adelante esta semana. Algunas agencias regionales también detendrán sus servicios desde el jueves en la noche y diseñan estrategias para redirigir a las personas a alternativas de viaje en autobús.

Se espera que las interrupciones se sientan en ciudades grandes como Washington, Chicago y Los Ángeles.

El corredor de D.C. a Boston, el más transitado del país, no se vería tan afectado por una huelga porque Amtrak es dueño de las vías. Aún así, Amtrak dijo que es probable que haya más cancelaciones, incluso en el servicio de corta distancia.

Los ferrocarriles de carga y los sindicatos que representan a sus trabajadores han estado negociando un nuevo contrato como parte de una larga disputa sobre salarios y condiciones de trabajo, pero no han llegado a un acuerdo. Un período de “enfriamiento” ordenado por el gobierno federal finaliza el viernes, lo que abre la posibilidad de una huelga o cierre patronal.

La administración de Biden ha buscado resolver el conflicto laboral para evitar la posibilidad de una de las huelgas más incidentes de los últimos años. La Asociación de Ferrocarriles Estadounidenses estima que un cierre podría costarle a la economía más de $2 mil millones por día y “podría detener más de 7,000 trenes diariamente y provocar escasez de productos minoristas, cierres generalizados de fabricación, pérdidas de empleos e interrupciones para cientos de miles de clientes de trenes de pasajeros”.

Fuente: The Washington Post

30 Shares:
Artículos Relacionados