Tras aumento de salario temporero al magisterio: ¿En jaque fondos para ayuda sicológica y terapéutica al estudiantado? (Documento)

Aún cuando el Gobierno de Puerto Rico gasta millones del erario para costear a escoltas a tutiplén y otros empleados que aguantan sombrillas cuando llueve pa’ que los jefes no se mojen, a la hora aumentar el salario de los maestros no aparece con la misma rapidez la plata local.

Así que, en un intento de calmar los caldeados ánimos que fluyen a través de las venas del magisterio público, el gobernador Pedro Pierluisi Urrutia anunció ayer que le proveerá un aumento de $1,000 mensuales provenientes del fondo de Alivio de Emergencia para Escuelas Primarias y Secundarias que viene del Plan de Rescate Estadounidense (ARP-ESSER, por sus siglas en inglés). Pero esos chavos para los maestros ya llevaban rato ahí… solo que La Fortaleza no había actuado.

El pasado 18 de noviembre, el Departamento de Educación de EE. UU. anunció la aprobación del plan para adquirir los fondos de Rescate Estadounidense de Alivio de Emergencia para Escuelas Primarias y Secundarias (ARP ESSER) de Puerto Rico y les distribuyó los fondos restantes de ARP ESSER. En aquel entonces, el propio departamento federal de Educación indicó que “el plan de Puerto Rico detalla cómo están usando y planean usar los fondos de ARP ESSER para mantener el funcionamiento seguro de las escuelas y ampliar equitativamente las oportunidades para los estudiantes que más lo necesitan, en particular los más afectados por la pandemia de COVID-19”.

El documento de este plan estatal que Educación federal anunció en noviembre que aprobaba para que Puerto Rico recibiese esos fondos no solo presenta un inciso dedicado a aumentos salariales, sino que detalla la cantidad de empleados que contrararía para llenar otros puestos, como trabajadores sociales y enfermeros para las escuelas.

Además, en un artículo publicado hoy por Noticel, el secretario de Educación federal, Miguel Cardona, indicó que durante el lunes y el pasado fin de semana mantuvo “comunicación estrecha con la oficina del gobernador Pierluisi y el Departamento de Educación” y que “les recomendamos el uso de fondos de ayuda Covid para aumentar los salarios de los educadores de Puerto Rico”.

El ‘Plan estatal’ pa’ los chavitos de ESSER:

En el momento de anunciar los fondos se indicó que Puerto Rico recibiría un total de casi $ 3 mil millones en fondos ARP ESSER, “y la aprobación de hoy de su plan resultará en la liberación de los $ 990 millones finales”. Se desconoce cuánto dinero de estos fondos federales se usarán para asegurar el supuesto aumento salarial a los maestros, el cual, hasta el momento, apunta a ser temporero, hasta el 2024.

Al anunciarse en noviembre que se completaban los fondos ESSER para Puerto Rico, el entonces y aún designado secretario de Educación, Eliezer Ramos Parés, dijo que “durante los últimos cinco años, el sistema educativo de Puerto Rico se ha visto afectado por desastres naturales y por la pandemia del COVID-19”.

“Estos problemas nos han llevado a repensar lo que hacemos todos los días y desarrollar un nuevo modelo educativo que innova para apoyar verdaderamente a todos nuestros estudiantes. La oportunidad única que presentan estos fondos promete empoderar a los directores de escuelas, maestros, padres y, lo que es más importante, a los estudiantes. Estamos haciendo inversiones estratégicas que tendrán beneficios a largo plazo para nuestros estudiantes y comunidades educativas”, señaló en aquel instante el aún sin confirmar Ramos Parés en expresiones provistas en la misiva mediática publicada aquel entonces por las autoridades federales.

En ese momento, el Departamento de Educación de Estados Unidos y Cardona detallaron algunos puntos que el gobierno de Puerto Rico subrayó a la hora de presentar su plan para el consumo de estos fondos federales.

Con respecto al “apoyo a la fuerza laboral de educadores”, Educación federal indicó que había “identificado múltiples carencias en la fuerza laboral de educadores”.

“El DEPR planea utilizar los fondos de ARP-ESSER para compensar aún más al personal como estrategia de retención. Estas estrategias incluyen, pero no se limitan a, mejorar el entorno escolar; proporcionar los recursos, materiales y equipos académicos necesarios; proporcionar estipendios; contratar al personal escolar y de la Oficina Regional de Educación necesario que apoye a los maestros; proporcionar pasantías; ofrecer desarrollo profesional con horas de crédito, incluido el desarrollo profesional especializado para apoyar a los maestros; y enfocar el apoyo relacionado con el aprendizaje acelerado”, puntualizó en aquel momento Educación federal.

Por otro lado, parte de la tajada del billete enviado por los federales para el DE local había sido ya prometido en ese plan para “abordar el impacto académico del tiempo de instrucción perdido”, y, según había indicado Educación federal, “el DEPR utilizará los fondos de ARP ESSER para expandir y extender los servicios de tutoría proporcionados por la Universidad de Puerto Rico (UPR), priorizando a los estudiantes con discapacidades entre otros grupos de estudiantes más afectados por la pandemia”.

“El Instituto de Desarrollo Profesional y Relación Universitaria, en colaboración con la UPR, está ofreciendo servicios de tutoría para estudiantes de 3° y 12° grado. El DEPR planea expandir estos servicios a todos los estudiantes y extender el programa de tutoría hasta el 2024”, se especificó en noviembre cuando se anunció la aprobación de este dinero para Puerto Rico.

Un documento de 161 páginas, denominado Puerto Rico State Plan for the American Rescue Plan Elementary and Secondary School Emergency Relief Fund, corresponde al plan que aprobó Educación federal y presenta una sección denominada “Respaldo a la fuerza laboral de eduación”, en la que se enfatiza en la necesidad de atajar la “escasez de educadores” en distintos campos. No obstante, en las dos páginas (pag. 87 y 88) no se hace alusión a las condiciones salariales de la actual fuerza magisterial, que durante el cuatrienio pasado buscaba mejorar su compensación laboral. Sí se aborda la necesidad de costear los salarios de enfermero/as escolares, psicólogos escolares y terapeutas educacionales. Según el DEPR, se planea con los fondos ESSER reclutar 429 nuevos empleados de enfermería para las escuelas y 116 psicólogos escolares adicionales, aunque no se especifica la cuantía de terapeutas educacionales que se contrataría.

Además, se enfatiza en la necesidad de cubrir puestos como “directores y subdirectores escolares, maestros líderes y otro personal escolar”, al igual que “personal administrativo y académico de las direcciones regionales de educación (ORE)”, puestos de carrera en ocasiones denunciados como atornillamientos políticos-partidistas por los gremios magisteriales.

Así se leen los puntos incluidos en el inciso F del plan del DEPR para los fondos ESSER, denominado “Apoyo a la fuerza laboral de educadores” (pag. 87 y 88), que aprobó en noviembre Educación federal:

  • Enfermera/os: DEPR contrató y planea continuar reclutando enfermeras escolares en todas sus escuelas para mantener y monitorear los servicios de salud para los estudiantes, orientados a la prevención, preparación y respuesta a los desafíos que continúan enfrentando como consecuencia de la pandemia del coronavirus. Para el año académico anterior y actual, el DEPR utilizó fondos ESSER I para reclutar enfermeras para realizar evaluación física en la comunidad escolar, tanto para estudiantes y para la facultad. Sin embargo, el DEPR espera que el servicio que se está brindando a nuestros estudiantes, seguirá siendo en lo previsible años académicos DEPR planea usar fondos ARP ESSER para reclutar 429 enfermero/as para la implementación efectiva del Soporte Integrado SMARTS Sistema para los cursos 2022-2023 y 2023-2024.
  • Psicólogo/as escolares: DEPR contratado y planea seguir reclutando psicólogos para proporcionar servicios de intervención temprana, apoyos y servicios relacionados servicios a los estudiantes durante la situación de pandemia. El propósito de contratar psicólogos es atender las necesidades socioemocionales de los estudiantes durante las ofertas de las escuelas de educación a distancia y continúa teniendo durante la modalidad de instrucción presencial. Aunque el DEPR ya ha psicólogos reclutados para el año académico anterior y actual, DEPR espera que el servicio que se está brindando a nuestros estudiantes, continúe necesarios en los años académicos previsibles. DEPR planea usar ARP Fondos de ESSER para reclutar 116 psicólogos escolares adicionales para efectivamente implementar el Sistema Integrado de Apoyo SMARTS para el 2022-2023 y Cursos académicos 2023-2024.
  • Terapeutas educacionales: Durante la fase de planificación del Sistema Integrado de Apoyo SMARTS, las escuelas podrán identificar a los estudiantes que Puerto Rico ARP ESSER Plan Estatal 89 están experimentando trastornos del aprendizaje o problemas de atención que hacen aprendizaje inusualmente difícil. Una vez que los desafíos de aprendizaje de un niño son identificado, un terapeuta educativo brindará apoyo académico para ayudar el estudiante desarrolle las habilidades que le faltan, y en idear el aprendizaje estrategias que se basen en sus fortalezas y compensen sus debilidades. DEPR utilizará fondos de ARP ESSER III para reclutar terapeutas educativos necesarios para implementar efectivamente el Sistema Integrado de Apoyo SMARTS.
  • Líderes escolares – Directore/as escolares, subdirector/a, maestro/as líderes y otro personal escolar: Como se evidencia en los datos recopilados de las encuestas y grupos focales, existe consenso sobre los apoyos que necesitan los directores en las escuelas. A la fecha, el DEPR ha identificado decenas de escuelas que carecen de Director Escolar. Dentro de las encuestas, los Directores Escolares manifestaron la necesidad urgente de contratar Subdirectores, Maestros líderes y otro personal escolar para ayudarlos en el desempeño de las tareas académicas y administrativas. El Programa de Educación Alternativa del DEPR también manifestó la necesidad de personal Administrativo Auxiliar para sus Instituciones Juveniles. El DEPR realizará una evaluación para identificar la necesidad específica en cada escuela a fin de reclutar el personal necesario.
  • Personal Administrativo y Académico de las Direcciones Regionales de Educación (ORE): Como se evidencia en los datos recopilados de las encuestas y grupos focales, existe consenso sobre los apoyos que necesitan las ORE. Dentro de las encuestas, los superintendentes manifestaron la urgente necesidad de contratar más superintendentes, superintendentes auxiliares, facilitadores académicos y de educación especial, personal de tecnología de la información (TI), personal administrativo, personal de adquisiciones y otro personal de oficina para ayudarlos a realizar las tareas administrativas. . El DEPR realizará una evaluación para identificar la necesidad específica en cada ORE a fin de reclutar el personal necesario.

Además, el documento incluye una tabla en la que se indica que hacen falta llenar 1,296 vacantes en puestos de educación especial y personal relacionado con este servicio, 252 educadores bilingües, 899 educadores con el inglés como segundo idioma, 411 educadores de STEM, 16 educadores del CTE, 53 educadores de edad preescolar, 42 consejeros escolares y 64 trabajadores sociales.

De igual forma, en la página 91 del documento aparecen alusiones a aumentos salariales “para empleados fijos, probatorios y transitorios”.

“El DEPR también planea usar fondos de ARP ESSER para compensar al personal que continúa mostrando un alto sentido de responsabilidad durante la pandemia y apoya la continuidad de los servicios y del proceso educativo. Sin embargo, a través de los diversos procesos de consulta que se realizaron, el DEPR identificó repetidamente la urgencia de abordar también el aumento salarial. Por lo tanto, esto se analizará más a fondo y se considerará como una estrategia indirecta de retención. El DEPR entiende que pueden llegar más desabastecimientos si no responde a esta necesidad”, señala el plan estatal publicado por Educación federal.

Mientras, el plan estatal también presenta un segmento denominado “estrategia de retención”, en donde se indica que “el DEPR planea usar fondos de ARP ESSER para brindar una licencia única a personal calificado que ayudará al DEPR a abordar sus áreas más urgentes de escasez o de potencial escasez”.

“Quienes completen el proceso de certificación o recertificación, a través de esta licencia única, se les requerirá firmar un compromiso de 5 años para enseñar ese tema en particular en el DEPR. Esta estrategia también contribuye a más mano de obra profesional, tan necesaria en el ámbito educativo”, se indica el plan estatal.

Se desconoce si esta “licencia única” alude a la sustitución de actuales educadores con otro personal o si es para llenar puestos vacantes.

Este documento, hecho público por Educación federal, contiene también recomendaciones hechas por tres gremios: el Sindicato Puertorriqueño de Trabajadores (SPT), la Unión de Empleados de Comedores Escolares (UAW- Local 2396) y la Asociación de Maestros de Puerto Rico.

El pasado viernes, más del 70 % de la fuerza magisterial participó en una marcha que llegó a La Fortaleza a reclamar condiciones de trabajo dignas. Las protestas subieron de tono tras la aprobación del Plan de Ajuste a la Deuda y una comunicación de la Junta de Control Fiscal (JCF) objetando legislación que proponía un alza salarial de $1,000 para la clase magisterial.  

Ayer, Pierluisi Urrutia explicó que el “aumento temporero” se costeará con una partida de fondos federales del Fondo de Ayuda de Emergencia para Escuelas Primarias y Secundarias (Esser, en inglés), que tiene vigencia hasta septiembre de 2024. Pero se mostró confiando en que previo a esa fecha el gobierno  identificará una fuente de pago de fondos recurrentes.

Actualmente el salario base o inicial de un maestro alcanza los $1,750 mensuales.

“Le solicité a la Junta de Supervisión Fiscal que nos aprobara un aumento de $1,000 al mes para cada maestro, $12,000 al año para cada maestro y maestra. Sin embargo, la Junta se negó. La Junta solo aprobó un aumento de $470 mensuales en dos plazos, $235 a partir de este verano y otros $235 a partir de enero del año que viene. Luego de cumplir con ciertos requerimientos”, había dicho ayer Pierluisi Urrutia en un intento por separarse de las medidas de austeridad del ente fiscal.

“Desde la aprobación del Plan Fiscal que incluyó este limitado aumento, que se traduce en 20% del salario promedio de los maestros actualmente, mi equipo y yo hemos estado trabajando en buscar alternativas e identificar fondos para lograr aumentar el salario de nuestro magisterio por los $1,000 solicitados”, agregó.

En esa línea, indicó que ya había alertado al presidente de la JCF, David Skeel,  de su intención de honrar el alza salarial con fondos federales. Señaló también que el gobierno contará en el futuro con los fondos necesarios para convertir el aumento temporero en uno permanente. Como ha hecho en el pasado, apostó a la llegada de fondos federales para costear el plan de salud del gobierno. Esta acción liberará fondos estatales que entonces se podrán utilizar para atender otros gastos.

“Hay otras iniciativas que podrían impactar positivamente los recaudos de Hacienda, como por ejemplo los cambios contributivos federales que van a imponer una contribución mínima a empresas foráneas con sus matrices en Estados Unidos que hacen negocios en el extranjero y en los territorios de Estados Unidos incluyendo a Puerto Rico. Eso nos permitirá recibir una cuantía muy significativa de mayores contribuciones de parte de las empresas que operan en Puerto Rico”, apuntó.

PULSA AQUÍ PARA VER EL DOCUMENTO DE EDUCACIÓN FEDERAL CORRESPONDIENTE A PUERTO RICO: https://oese.ed.gov/files/2021/11/PR-ARP-ESSER-State-Plan-Final.pdf

86 Shares:
Artículos Relacionados
Ver Más

Gobierno prevé inicio de clases en escuelas en enero

La gobernadora, Wanda Vázquez dio a conocer ayer que contempla el regreso a clases de forma presencial para el próximo semestre escolar. Según Vázquez, las clases serán mixtas, es decir, unos días presenciales y otros de…