Exalcalde de Cidra cabildeó activamente ante Legislatura Municipal para dar contrato de casi $15 millones a empresa de Oscar Santamaría

Javier Carrasquillo Cruz, a la izquierda, es el actual Asesor de Asuntos Municipales de Fortaleza, según fuese nombrado por el gobernador Pedro Pierluisi Urrutia, a la derecha. (Facebook)

A todas luces, un actual funcionario de La Fortaleza cabildeó fuertemente en el Municipio de Cidra para que un asesor legal del propio ayuntamiento recibiera un contrato de casi $15 millones para el recogido de basura.

Un aparente conflicto de interés se asoma aquí, pues abogó para darle el contrato a Waste Collection, la empresa era propiedad del asesor municipal de Cidra: Oscar Santamaría Torres, hoy convicto federal por corrupción pública en un esquema que involucra a los municipios de Cataño, Trujillo Alto y Guaynabo, hasta el momento.

Un documento en posesión de este medio explica lo sucedido durante una Sesión Extraordinaria de la Legislatura Municipal de Cidra del 7 de febrero de 2014, cuando el exalcalde de ese pueblo y actual Asesor de Asuntos Municipales de La Fortaleza, Javier E. Carrasquillo Cruz, abogó a capa y espada para que la empresa Waste Collection recibiera los contratos.

Según se desprende de la información pública que facilita el portal contratospr.com, el Municipio de Cidra le otorgó un contrato de $14,764,500.00 el 14 de febrero de 2014 a Waste Collection. El contrato con número 2014-000298, para los servicios de recogido de desperdicios y reciclaje fue registrado el 20 de febrero de 2014 a las 3:13 P.M. y tendría vigencia hasta el 15 de febrero de 2021. Fue cancelado el 1ro de junio de 2021, siendo efectiva su cancelación el 1ro de julio de 2021.

Una extraordinaria sesión en la Legislatura de Cidra a favor de Waste Collection

El documento de la Legislatura Municipal en poder de este portal de noticias muestra cómo Carrasquillo Cruz consiguió que Waste Collection recibiera un contrato para reemplazar a la empresa Allied Waste of Puerto Rico. 

Al parecer, la Sesión Extraordinaria que en aquel momento convocó Carrasquillo Cruz se hizo con el propósito principal de atender este asunto que le otorgaría ese contrato a Waste Collection y al licenciado Santamaría Torres, quien también fue identificado durante esa reunión por un asambleísta municipal como “asesor” del entonces alcalde.

Carrasquillo Cruz pidió que se firmara el contrato y se aprobase una resolución especial con esos fines. El entonces alcalde indicó a la Legislatura Municipal en esta Sesión Extraordinaria que buscaba “presentar a ustedes un análisis general del ejercicio que hicimos nosotros durante el periodo de estos meses para poder llegar a la conclusión y la recomendación” de aprobar ese contrato a favor de Waste Collection, aún cuando acepta que “se contemplaron múltiples escenarios”.

Carrasquillo Cruz dijo que se consideró el número de “16,485 viviendas” para discutir las ofertas recibidas. Además de una propuesta de Allied para continuar dando servicios y de Waste Management, el alcalde indicó que recibió una de la empresa L & M Waste, otra de la empresa Waste Management y otra que indica que presentó un individuo llamado Andrés Reyes Burgos.

El entonces alcalde prosigue su exposición diciendo que, de no delegar la administración del recogido de basura en alguna empresa, “tendría el Municipio que adquirir el equipo necesario, porque no contamos con el equipo en estos momentos” y que “eso incluye, como mínimo, 6 compactadoras de 20 yardas, un vehículo para áreas pequeñas, un camión de arrastre y la compra de vagonetas y contenedores para servir a áreas que no se sirven con drones regulares”. Subrayó también que también esto significaría la contratación directa por parte del Municipio de Cidra “de 6 conductores de camiones y 12 trabajadores para los equipos”, además de la contratación para el acarreo de los desperdicios.

Se desprende también de las minutas de esa Sesión Extraordinaria, que de ser así, Carrasquillo Cruz estimaba “un gasto aproximado de $50,000 mensuales y finalmente los gastos de combustible que un cálculo bajo condiciones normales estaría en $430 diarios por 355 días de servicios” rumbo a un gasto “de $170,000 anualmente” y que “el total de ese ejercicio nos arroja que el primer año de esa inversión sería de $2,404,000”.

“La primera compañía, Allied, nos trajo una propuesta de $197,500 mensuales, con un incremento de 3 % a partir del segundo año”, señaló. Mientras, “en el caso de L & M, la oferta y esta fue en conversación, no hubo oferta escrita, sino fue una presentación de oferta verbal directamente con el presidente de la compañía, es de $184,350 con un incremento anual de 3% cada año”, sostuvo el entonces alcalde.

 “En el caso de Waste Management, la propuesta fue de $205,326 mensuales con un incremento de 2.5 % anual”, mientras que “la de Andrés Reyes Burgos [fue] de $172,000 mensuales”, agregó.

Entonces, señaló el alcalde, “la oferta de Waste Collection fue de $176,000 con un incremento anual cada dos años, pero una de las cosas que nos atrajo de esta compañía es que garantizó y garantiza el recultamiento del personal que quede desplazado a consecuencia del cambio de contrato de compañía, ellos garantizan ofrecerles a todos los empleados que están actualmente en el servicio la oportunidad de empleo”.

El entonces alcalde abundó sobre cuan comprometido estuvo con la oferta de Santamaría Torres y Waste Collection. Señaló que el personal de Waste Collection le mostró los vehículos que utilizarían para recogido de desperdicios. “Me mostraron dos vehículos nuevos, me dijeron que los otros estaban en Cayey y fui a Cayey y me los mostraron”, dijo.

“Con relación a otro de los valores añadidos que tiene la compañía Waste Collection es que contrataron a una persona que es de Cidra, que yo conozco muy bien porque fue la supervisora de Allied Waste, anteriormente BFI, durante muchos años en Cidra”, señaló el alcalde, según se desprende de las minutas del documento de esa Sesión Extraordinaria de la Asamblea Municipal de Cidra. Esa persona, a quien se refiere como “Anabel”, tenía a cargo las operaciones de Cidra “y ellos la contrataron y está trabajando con esa compañía.

“Vino a discutir los términos de la propuesta en representación de la compañía, eso a mí me ganó confianza porque yo conozco a Anabel y Anabel es una persona que domina muy bien el proceso y durante los años que tuve la oportunidad de trabajar con ella, yo en el Municipio y ella en el servicio, siempre mostró un alto grado de eficiencia”, destacó en esa Sesión Extraordinaria el entonces alcalde Carrasquillo Cruz, quien también luego de perder las elecciones fue designado como presidente del Fideicomiso Perpetuo para las Comunidades Especiales por el actual gobernador Pedro Pierluisi.

De igual forma, el entonces alcalde subrayó en esa sesión extraordinaria que “lo otro que nos gana en cierta medida, cierta conformidad es el hecho de que [con] esta otra empresa Cidra sería su único cliente. Me hace pensar que si ellos hicieron una inversión y están en la industria, [y] Cidra es su único cliente, con toda probabilidad van a provocar o van a pretender que Cidra sea la carta de presentación, cuyo caso nos garantiza que va a haber un esfuerzo extraordinario para lograr los estándares para que nosotros podamos ser referencia para contrataciones futuras”. Vale señalar que a la hora de recibir el contrato Waste Collection ya llevaba año y medio de haber sido incorporada en el Registro de Corporaciones, dónde fu inscrita el 5 de septiembre de 2012.

Además, el otrora alcalde puntualizó durante la exposición a favor de Waste Collection que el término de siete años del contrato “no me lo saqué de la manga, ni fue algo arbitrario, esto es producto también de la experiencia y el conocimiento de que un término de tiempo o un término de contrato de siete años le permite un grado mayor de flexibilidad a la compañía para poder recobrar la inversión y obtener el margen de ganancia que ellos requieren y lo que nosotros pretendíamos era dar ese margen, ese espacio para que pudieran abaratar los costos y que, a la misma vez, se tradujera en una mejor oferta para el Municipio”.

Luego de exponer sus puntos a favor de Waste Collection, el asambleísta Javier Rodríguez Cotto le realizó un sinnúmero de señalamientos y cuestionamientos al entonces alcalde, entre los que sobresale la siguiente pregunta que propició un interesante intercambio, según se desprende de las minutas en el documento de la Sesión Extraordinaria.

  • Rodríguez Cotto: “Quisiera saber señor Alcalde si tiene conocimiento de quiénes son los dueños de esta compañía Waste Collection, que usted nos acaba de presentar durante esta noche…”
  • Carrasquillo Cruz: “No sé quienes son los dueños como no sé quiénes son los dueños de las demás compañías tampoco”.
  • Rodríguez Cotto: “Le pregunto, porque estuve investigando, señor Alcalde, y no sé si existe algún tipo de relación de esta compañía Waste Collection, aparece que fue formada o incorporada por una persona que se llama Oscar Santamaría y aunque yo no sé el nombre del asesor legal del Alcalde, siempre he escuchado el licenciado Santamaría como asesor del señor Alcalde, me gustaría saber si este señor Oscar Santamaría que aparece como parte de esta compañía Waste Collection tiene algún tipo de relación con la persona que asesora al señor Alcalde”.
  • Carrasquillo cruz: “Si es el licenciado Oscar Santamaría, sí tiene relación con nosotros, es asesor del Municipio”.
  • Rodríguez Cotto: “Si es el señor Oscar Santamaría el que asesora al señor Alcalde pues entiendo que podría haber un serio conflicto de intereses con la contratación de esta compañía. Me parece que ante esta situación, señor Alcalde y señor Presidente de esta Legislatura Municipal investigará si este señor Oscar Santamaría que es parte de esta compañía, es la misma persona de la cual yo estoy hablando y sería prudente no considerar posiblemente este contrato o esta resolución hasta tanto no tengamos conocimiento pleno de la duda que este servidor está presentando en este momento, eso es todo, muchas gracias señor Alcalde”.

Por otro lado, el legislador Carlos A. Cruz Rivera le expresó a Carrasquillo Cruz que la “introducción” que dio sobre las bondades de la empresa de Santamaría solo “crean dudas que me hacen pensar y por más que quiero entender y posiblemente estar de acuerdo con la mayoría de las cosas que nos ha explicado, la realidad es que en mi escritorio no hay documentación, por lo menos en este momento”.  

“Yo no tengo documentación para tomar una decisión…. Yo lo entiendo, pero para yo votar hace falta que el señor alcalde nos provea documentación y con tiempo nos de un día para otro. Eso es todo”, acotó entonces el legislador municipal Cruz Rivera.

Otra funcionaria que levantó dudas sobre la contratación de Waste Collection fue la legisladora municipal Ruth Evelyn Cruz Santos, quien dijo que “me preocupa mucho porque lo que ha dicho el compañero legislador Javier Rodríguez, eso sienta un precedente que tú como alcalde, una persona honesta, en la cual yo tengo fe, debes solucionar”.

“El hecho de haber dicho un nombre aquí, que está grabado aquí, y que dice que es pare de esa compañía, sería peligroso para ti como Primer Ejecutivo, tener un conflicto de interés sobre tus hombros, les preocupa a todos los legisladores aquí presente y a todo el pueblo de Cidra. Que es mejor que se investigue si es verdad, porque el nombre ese que está grabado ahí y ya a todos nos preocupó que el señor Santamaría o licenciado quien fuera y tú, muy honestamente, admitiste que si era Oscar el licenciado tiene que ver con nosotros, con la Alcaldía de Cidra, con el Municipio Autónomo. Así es que sería bueno que pensáramos en eso porque esto está grabado y es una cosa que puede traer problemas más serios más tarde”, indicó, según se desprende de las minutas del documento de aquella Sesión Extraordinaria.

Ante estas inquisiciones el entonces alcalde Carrasquillo Cruz señaló que “yo les puedo asegurar a ustedes que yo no tenía conocimiento, si eso es cierto de que el licenciado Oscar Santamaría es incorporador de esa empresa, yo les aseguro que si existe la mínima pizca de conflicto de interés, yo no voy a dar paso a una contratación de esta naturaleza. De eso pueden tener la garantía”. Carrasquillo Cruz puntualizó que “yo les garantizo a ustedes que si eso resulta ser un conflicto de interés que impida la contratación de estos servicios, el primero que va a levantar la mano y decir que eso no se puede, soy yo”.

Carrasquillo Cruz indicó también que “sería irresponsable también establecer un conflicto de interés sin tener el conocimiento y sin tener la información”, a la vez que aparentaba cimentar su posición de contratar a Waste Collection, pues “se levantó bandera, yo recibí la información y la vamos a verificar. Y si en efecto así lo es, eso no significa que no pueda haber una contratación, pero tiene que haber o una u otra, no puede haber dos. Eso se lo garantizo yo”.

Posterior a este intercambio, la Legislatura Municipal de Cidra votó en esta Sesión Extraordinaria para que se aprobara el contrato: 10 legisladores municipales votaron a favor, mientras que Rodríguez Cotto y Carlos A. Cruz Rivera votaron en contra y Cruz Santos se abstuvo.

En entrevista hace unos días con el diario digital Noticel, el actual alcalde, Ángel David Concepción González indicó que, en aquel entonces, Carrasquillo “tenía otras opciones que le cobraban menos pero se lo dio a Santamaría (el contrato) que era por el doble. Santamaría fue abogado de Javier y estuvo en el proceso de transición y tenía información privilegiada y es ilegal que si eso pasa no puede actuar en representación de una empresa ante el municipio”, dijo el alcalde”.

“El promedio del contrato era de tres millones al año. La cancelación me trajo un ahorro de un millón de dólares. Ellos están demandando a ver qué pueden sacar. Cidra, junto a otros nueve municipios, estaba en el experimento de la Junta Fiscal sobre administración municipal y ellos (la Junta) querían disminuir los costos del recogido de basura y estuve de acuerdo y era mi política también”, afirmó el actual alcalde, responsable de cancelar el contrato con Waste Collection en verano pasado.

Esta cancelación propició que en septiembre Waste Collection demandara por más de $32 millones al alcalde, en su carácter individualo, y al Municipio de Cidra por discrimen, daños e interferencia torticera o ilegal y cancelación de contrato.

Antes de que Carrasquillo Cruz consiguiera darle el contrato a la empresa de Santamaría Torres, Cidra tenía un contrato con Allied Waste bajo la categoría de “servicios misceláneos no personales”, otorgado y registrado el 15 de agosto de 2013, que fue efectivo hasta el 14 de febrero de 2014, cuando comenzó el contrato con Waste Collection. Ese acuerdo, con numeración 2014-000073, fue de $1,020,000.00.

Tras perder en la carrera por la alcaldía de Cidra ante Concepción González, Carrasquillo Cruz pasó a trabajar con el Fideicomiso Perpetuo para las Comunidades Especiales por el actual gobernador Pedro Pierluisi Urrutia.

Como ya ha sido reseñado durante las pasadas semanas, el licenciado Santamaría Torres ha sido donante de candidatos y comités del Partido Nuevo Progresista (PNP) al que pertenece Carrasquillo Cruz. Entre las donaciones sobresale una en junio de $500 en 2019 al comité del senador Thomas Rivera Schatz y otra en marzo del mismo año al comité del entonces candidato a la reelección para la gobernación, Ricardo Rosselló.

Por otro lado, como aún se refleja en distintas publicaciones de redes sociales, el actual gobernador Pedro Pierluisi Urrutia hizo campaña en 2020 por Carrasquillo Cruz, quién buscó sin éxito revalidar como alcalde de Cidra. Fuentes de este diario digital indicaron en condición de anonimato que en La Fortaleza se ha dilucidado esta semana la posibilidad de que Carrasquillo Cruz renuncie a su cargo. También otras fuentes aseguran que la razón por la que no ha renunciado Carrasquillo Cruz es porque puede estar colaborando con las autoridades federales.

El gobernador ha reiterado que su asesor municipal sigue en el cargo y mantiene su confianza.

628 Shares:
Artículos Relacionados